La Transformación.

Nunca hemos vivido en paz; la espiral de violencia, los radicalismos que nos dividen, la intolerancia que nos fragmenta y el rencor que nos corroe.

 Mexico ha tenido guerras y revoluciones, golpes de estado, invasiones, dictaduras y reestructuraciones  y reformas, ya sean personales o de partido y simulaciones de democracia, donde su estructura económica, política y social ha estado basada en la explotación, el abuso; el país ha estado diseñado para que muy pocos (39 mexicanos)   vivan en la opulencia obscena que los sostiene la indigencia de millones (96 millones).

Esto fue desde el virreinato, nada cambió con la guerra de Independencia(1810), la de Reforma (1857)o la Revolución(1910).

Decenas de etnias y lenguas coexisten en un país clasista y racista, la población de arriba y los de abajo siempre han estado determinado por el color de la piel.

Nuestro país ha tenido dos periodos de orden, uno fue el Porfiriato (1876-1910), que dio orden y progreso pero nunca paz, eso fue así porque el progreso y el esplendor  lo disfrutaban unos pocos y el precio lo pagaban muchos otros, pero nunca cambió la injusticia y la desigualdad sobre la que descansa Mexico.

El otro periodo fue la “buena etapa” del Partido de la Revolución (1934-1970), que generó instituciones y desarrollo, pero nunca paz, pues una vez más dicho orden estuvo sustentado en la represión. El orden es mejor que el caos, pero orden no es paz.

Mexico no ha dejado de ser un país sustentado en el aprovechamiento, de muy pocas elites privilegiadas viven en la abundancia gracias al poder económico de la miseria, que es de hecho nuestra ventaja competitiva  (bajos salarios) ante el exterior, y donde la clase política es reciclabe pero inamovible, y donde todo cambia para seguir igual.

Para el actual presidente mexicano la 4T consiste y cito :

“… básicamente, en desterrar la corrupción de nuestro país. No tendremos problema en lograr este propósito porque el pueblo de México es heredero de grandes civilizaciones y, por ello, es inteligente, honrado y trabajador.

La corrupción no es un fenómeno cultural sino el resultado de un régimen político en decadencia. Estamos absolutamente seguros de que este mal es la causa principal de la desigualdad social y económica y de la violencia que padecemos. En consecuencia, erradicar la corrupción y la impunidad será la misión principal del nuevo gobierno”.

La transformación de un país es imposible sin la transformación individual de la mente de cada uno de sus habitantes..

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s