Las -izas mexicanas.

En la vida del mexicano,  traemos por herencia, el gusto y placer por convidar  y por comer y beber en abundancia  con los familiares y amigos, en ocasiones el festejo se organiza en el mimo momento sin pretexto alguno.

Recuerdo haber leído que Porfirio Díaz comentó  a unos extranjeros, su opinión de la idiosincracia mexicana:  “ los mexicanos están contentos con comer desordenadamente antojitos, levantarse tarde, ser empleados públicos con padrinos influyentes en la administración, llegar tarde  a trabajar, enfermarse con frecuencia y obtener licencias con goce de sueldo, divertirse sin cesar, casarse muy jóvenes, gastar más de lo que ganan y endeudarse para hacer fiesta”, parece que actualmente sigue vigente parte de esa descripción desafortunada.

Y es que no hay una cultura como a nuestra en la que cualquier cosa, por pequeña que sea, termine en reunión, comilona, risas y diversión.

La comida del Día de las madres, el bautizo, la Primera Comunión, la petición de mano, el triunfo del partido del equipo de soccer, beisbol o softbol, o cualquier otro pretexto es bueno para sacar el “pomo”, las caguamas y armar la taquiza.

En fin que así somos, por ello comentaremos el sufijo -iza (que se añade al final de una palabra)  y que en español mexicano  justo  pasa por el campo semántico de la comida y también de fiesta, es decir, de profusión , de forma copiosa, abundante, excesiva y diversa. 

Los mexicanos usamos este sufijo, sobre todo cuando se trata de invitar, convidar, armar u organizar el festín, y lo relacionamos con muchos invitados y muchos antojitos como: taquiza, tamaliza, pozoliza, caguamiza y la popular carnita asada o bisteciza.

No obstante, en ninguna gramática se encuentra la definición del sufijo-iza como el que le damos en el español de Mexico, cuando algún sustantivo se le agrega” -iza” casi en todos los casos se relaciona a profusión de forma copiosa, abundante, excesiva y diversa, así, si a alguien le ponen una madriza, es cuando del dan muchos golpes o putiza, que bien es lo mismo,  que  chinguiza.

Así, pueden deducir la relevancia de “-iza”.

Un pueblo bueno y sabio?

Esta afirmación  la ha dicho en varias ocasiones  el Presidente Lopez Obrador en  sus conferencias matutinas. He estado en desacuerdo con esa afirmación, porque 
 supone que  surgieron por  generación espontánea   los delincuentes, los secuestradores, los ladrones de hidrocarburos, estos serían ajenos a ese pueblo “bueno”.  Completamente falso.
Ese pueblo ha demostrado su maldad rapiñando un trailer volcado en la carretera, la gente común corren  llevarse los artículos que caen de los traileres accidentados, destazan vacas en el mismo lugar, llevan a sus hijos para poder cargar lo robado. 
¿Que tiene de malo robarle a una compañía que ya sufrió una perdida económica, si su seguro se lo va pagar,( parcialmente) ? El “pueblo bueno” mostró su sabiduría, cometiendo salvaje pillaje y perversidad..
Es la descomposición del pueblo, de sus valores, de su ignorancia rampante, no dejemos que el pueblo bueno resuelva conforme a sus usos y costumbres,  es mas fácil, sencillo….. pero mas destructivo y salvaje. 
Tal parece que será la nueva forma de operar.

Sin corrupción, a pagar impuestos

Ni la lluvia, ni el frío, ni la escasez de gasolina frena cada mañana a los periodistas para la cita que todos los días se tiene con el presidente de México, Andrés Manuel López Obrador.
Comentaremos hoy sobre los temidos -pero poco entendidos- impuestos.
Con la firme idea de que ya no habrá corrupción,  asegura que en su administración ya no habrá pretexto para que se dejen de pagar impuestos por los mexicanos ; indicó que si antes se decía que no tenía caso pagarlos porque los funcionarios se robaban el dinero, enfatiza “ eso se terminó, todos a cumplir con sus responsabilidades, a portarnos bien”.
Invita y afirma que esta seguro que los contribuyentes actuarán ahora de manera responsable pagando sus contribuciones, que no impuestos.
Lopez Obrador señala que durante los próximos seis años todas las acciones de gobierno serán centrados en ayudar a los mas necesitados, por eso invita a la sociedad a cumplir con sus obligaciones fiscales.
Los impuestos, ahora contribuciones, su registro mas antiguo data de aproximadamente 6 mil años antes de Cristo y se encuentra grabado en tabletas de arcilla de una antigua ciudad de Irak.
Entonces, por qué les tememos?
Tomemos el ejemplo de los antiguos egipcios, estos tributaban mediante el forzado trabajo físico, en las construcciones de la pirámides del rey Keops y también en especie, la agricultura.
Los egipcios estaban al borde de la inanición, de modo que para ellos lograr quedarse  con un simple saco de grano de trigo, engañando a los recaudadores, podía suponer la diferencia entre morir de hambre o sobrevivir.
Si eran descubiertos, los recaudadores usaban violentas torturas de cobranza que provocaban la rebeldía de los ciudadanos.
Los romanos tambien tuvieron parte de culpa. Si bien los impuestos fueron clave para financiar su gobierno centralizado, al tesoro publico se le llamaba erario, lamentable llegó la corrupción a los administradores, además imponiendo montos excesivos sobre los ciudadanos fue la causa principal del colapso del imperio romano.
En Mexico, durante la época prehispánica, las clases inferiores y los pueblos conquistados deberían ofrendar los frutos de su trabajo a guerreros, sacerdotes y dirigentes, más tarde, cuando el Imperio Azteca cayó ante los españoles, los tributos se pagaban al virrey representante de laCorona Española, la situación no cambió con la Independencia, pues el sistema tributario  seguía favoreciendo a los dirigentes políticos y grandes empresarios.
Los impuestos son la base de la sociedad, dada su naturaleza de “imposición”, la respuesta  se esconde en la etimología latina  de otra palabra “tributum “ (tributo) que significa “tasa o contribución”.
Los impuestos pretenden, a través del gobierno, la distribución de la riqueza para solventar el bienestar general por medio de hospitales, educación, carreteras y seguridad.
Deseamos que la nueva administracion consiga el aumento en la recaudación, y siga luchando contra la corrupción

Todo se transforma.

Antier desperté muy temprano y decidí aprovechar  el día para caminar por el  bosque alrededor del dique, la temperatura era agradable y un tibio sol se colaba entre las frondosas copas de los árboles. Me acompañaba, como casi siempre, mi teléfono y mi música.

Iba caminado tranquilamente, mientras disfrutaba de la tranquilidad de los arboles y de un paisaje inhabitual con un entorno de  la soledad,  era un paseo despreocupado, la tranquilidad de no tener ninguna urgencia y la música bella y placentera.. Estaba en uno de esos estados de ánimo en que alguno de tus sentidos se agudiza y prestas atención a cosas a las que nunca sueles hacerlo, los pájaros, las ardillas, los patos y la diferente tonalidad del follaje, 

Me sumergí en la letra de las canciones que escuchaba, algo que casi nunca suelo hacer, mientras continuaba caminado.  Se lo recomiendo. Descubrirán frases que han oído miles de veces pero que nunca has  puesto atencion a la letra, que hemos escuchado infinidad de veces, y representan verdaderas poesías y pensamientos que dan vitalidad a nuestra existencia 

De repente, en mi teléfono suena  una poca conocida canción de Jorge Drexler, cantautor uruguayo, “Todo se transforma”, y me sorprendieron en ella giros poéticos insospechados y emotivos que acentuaban  en mi concentración y de bienestar.

Pero dejaré que sean ustedes mismos cuando escuchen  esa canción,  disfruten la letra que es una poesía,, y compartiré tan sólo en este artículo la letra del estribillo de esa pieza genial:

 

“Cada uno da lo que recibe y luego recibe lo que da, nada es más simple, no hay otra norma: nada se pierde, todo se transforma”.

Lean con atención esa frase y dejen que su mente vague por ella, que la acaricie, que la desmenuce, que busque sus significados más ocultos. Dedíquenle unos instantes, Impactante, ¿no? Y, tan simple, tan sencilla, tan cierta.

Aplicable, con escasas excepciones, a tantos y tantos aspectos de la vida humana: a la vida personal, al amor, a las relaciones, a la familia, a los amigos, a la empresa, al gobierno…

 Empecé a repetir  la frase de Drexler y a fantasear con la misma y con su aplicación organizativa.

“Cada uno da lo que recibe y luego recibe lo que da”. 

En positivo, podría aplicarse a todos, que con un comportamiento de civilidad adecuado,  recibiremos  respeto, colaboración y asistencia.

“Cada uno da lo que recibe y luego recibe lo que da”. 

En negativo, para las administraciones gubernamentales que durante épocas  han engañado  a sus gobernados adoptando políticas deshonestas y lucrativas para su beneficio personal,  tienen voto de castigo“

Una frase tan simple como : “Cada uno da lo que recibe y luego recibe lo que da”, es la Ley de Acción-Reacción o Causalidad, dicha ley dice que toda acción provoca una reacción y toda reacción proviene de una acción. Todo efecto tiene su causa y toda causa su efecto. La frase del estribillo “cada uno da lo que recibe, luego recibe lo que da” nos habla justamente de eso. Así una acción, por pequeña que sea, tiene su fruto. Llegue cuando llegue.

La vida funciona de un modo inteligente y economiza por naturaleza, nada se desaprovecha. 

Somos nosotros los que a veces malgastamos o utilizamos mal lo que tenemos. Creo que ése puede ser un buen motivo para levantarse todas las mañanas con el propósito de dar todo lo positivo, lo bueno, en el mayor grado posible. Aun en la adversidad. Y seguro que nos vendrá “lo bueno“ de vuelta cuándo sea el momento.

Creo que seguiré caminado”. Y me perdí de nuevo en la frondosidad y tranquilidad del bosque.

 

Buenas intenciones

Al inicio de cada año, hacemos la habitual lista de propósitos , en un  acto de arrepentimiento hacemos  un repaso de lo que no logramos en el recién pasado año, que nos hace sentir mal al respecto y valientemente decimos ahora sí voy deshacerme de esos malos hábitos.

Los buenos propósitos son solo deseos o sueños, son conceptos difusos, ambiguos, que  si no hay definición de “metas”, quedan como fallidas ilusiones.

Si los propósitos no son específicos (caminar), que se pueda medir (veces a la semana) algo de gimnasia (minutos al día), que sean realistas (razonable a tu edad) y tener una fecha limite de meta para el objetivo (500gramos de perdida de peso)..

Sin estas metas, son buenas intenciones y “fantasías transitorias, que suelen no cumplirse y  quedan ahí..y sucede que nuestros propósitos caen el olvido, y a esperar de nuevo a que termine el año para tener la oportunidad de empezar de nuevo a elaborar otra lista de buenas intenciones, y decimos esta vez va en serio.

Fantasía, facultad humana para representar mentalmente sucesos que no existen en la realidad.