Los hijos crecen

Cada acontecimiento en la vida de los hijos representa un paso en su crecimiento y en su camino hacia la autonomía: van a la primaria, después a preparatoria y la universidad, y asísucesivamente en una escalera ascendente de logros y fracasos van marcando, para los padres, pequeñas pero grandes despedidas.

Recién asistimos al quincuagésimo aniversario de mi hijo Rosendo, el   mayor de mis cuatro hijos. Todos los padres disfrutan viendo crecer a sus hijos y viendo cómo se hacen cada día más independientes además de formar familia, nos otorgan el privilegio de los nietos, que son la alegría de los abuelos, todo estos pasos tienen dos caras diferentes: el orgullo y felicidad de verlos crecer y abrirse camino en su vida laboral, y a veces se opaca la nostalgia de los tiempos que pasaron y ya no volverán. 

A este sentimiento se le suma el hecho de que los hijos funcionan, en muchos sentidos como  espejos para sus padres,  que nos vemos reflejados en ellos, y el crecimiento de unos va aparejado al envejecimiento de los otros.

Por esto, el festejo de cumpleaños, estar con mis demás hijos, nietos y  sus amigos, la alegría por el presente supero la nostalgia por el tiempo pasado.

 

Un regalo de la vida, que  tiene un valor imposible de estimar.

 

 

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s