Juventud; fascinante etapa

Durante una reciente visita de un amigo de la preparatoria, en la cual intercambiamos recuerdos de anécdotas y amigos de esa época y también los pormenores acerca de nuestros respectivos achaques que cada uno describió con minucioso detalle, y al final de la tertulia caímos en el tema inagotable de los <chavos> de hoy.

Cuando un muy adulto, nos referimos a los actuales jóvenes, por lo general alude a todas las extravagancias y locuras en las que incurren los miembros de la nueva generación, que los veteranos juzgamos agriamente, y comparándola con nuestro equilibrado y sin duda aburrido proceder.

Mi amigo y yo nos encontramos en nuestra séptima década de existencia, por lo que resulta pertinente aclarar el concepto de chavo que utilizamos.

Aun cuando, un cuarentón resulta muy joven para nosotros y, por ende, podríamos aludir a esa persona de esa edad como un <<chavo>>., considerando que en décadas anteriores, la adolescencia se vivía entre los 12 y los 16 años y en la actualidad hay adolescentes de mas de 30.

Las diferencias generacionales que comentamos son numerosas, por lo que aludiré solo a unas cuantas : actualmente esta de moda el desaliño deliberado, lucir barba para verse varoniles, hace ya algunos años que los pantalones de mezclilla -que primero se usaron descoloridos y ahora también deben ser rotos, -medio deshilachados- constituyen el atuendo de los jóvenes y el uniforme reglamentarios para toda ocasión.

Muchos jóvenes , usan un <<gel>> que da cuerpo y permite <<estilizar>> el pelo para conseguir el peinado con el efecto de <<recién levantado de la cama>> , en consecuencia lucen orgullosamente pelos erizados como púas.

Algunos jóvenes de ambos sexos exhiben tatuajes, que antaño ese tipo de adorno los veíamos en los bíceps de un boxeador, un marinero , un cargador o un presidiario.

El uso de cachucha de beisbol, frecuentemente colocada con las visera vuelta hacia atrás, que no se desprenden de ella, solo para dormir y bañarse, y hay que mencionar los aretes que muchos varones jóvenes se ufanan en lucir en una o ambas orejas.

Nuestra conversación fue de censura a las locuras de la juventud actual, pero añorando y con gran rememoración de la felicidad que nosotros vivimos esa etapa de nuestra existencia, pero diferente.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s