Pilas contaminantes

La Navidad es la época por excelencia para regalar juguetes e instrumentos eléctricos a los niños, a los que producen felicidad y alegría, tanto a ellos como a sus padres. Los juguetes y los dispositivos electrónicos reflejan la cultura del momento e indican los cambios culturales y las tendencias sociales.

En esta época, hay un incremento de ventas de un importante elemento de funcionabilidad para juguetes y dispositivos electrónicos, son las indispensables pilas, que es un generador que tiene la capacidad de producir corriente eléctrica. Es un material que utilizamos a diario, nos hacen la vida más rápida y fácil, pero por otro, no las perjudica y la contaminan igual de rápido.

En México, cuando una pila ya no sirve se tira a la basura doméstica, o al cielo abierto con un promedio de 35,500 toneladas anuales , según el Instituto Nacional de Ecología y Cambio Climático; con el paso de tiempo y por la descomposición de sus elementos se oxidan y derraman diferentes tóxicos en el suelo, contaminando las aguas subterráneas y si se incineran las emanaciones resultantes darán lugar a elementos tóxicos volátiles contaminando el aire.

Las pilas y baterías (recargables) que todos los días utilizamos en distintos juguetes, relojes, calculadoras y otros equipos incluyendo celulares, que, al ser descartados, su contenido en metales tóxicos, están expuestos a la intemperie, estos son muy dañinos., como níquel, cadmio, litio, mercurio y plomo, que son sustancias nocivas ya que representan un peligro potencial para la salud y el medio ambiente y perjudican a los seres vivos y a la cadena alimentaria.

Los efectos de las pilas en la salud son diversos, ya que dependiendo de la cantidad y del tipo del metal que ingresen al cuerpo, pueden generar cáncer, anemias, disfuncionales renales, hepáticas, respiratorias, malformaciones o anomalías en el feto y a largo plazo daña al tejido cerebral y el sistema nervioso central.

Las pilas como medida de prevención se pueden depositar en botellas de bebidas y taparlas con la tapa ya que esto no permite la liberación de gases tóxicos.

No hay cultura ecológica al respecto, ni depósitos públicos adecuados ni un eficiente sistema de recolección ni planta de confinamiento, los fabricantes de pilas son quienes deben principalmente tomar soluciones de apoyo a las autoridades sanitarias, lamentable en México no existen empresas recicladoras para pilas desechables, se dice que no es costeable el costo económico y ambiental de la energía invertida en el proceso, ya que no compensaría el valor de los materiales recuperados.

Al no existir las condiciones apropiadas, tenemos que empezar nosotros en nuestra casa.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s