Las anginas.

 

Antiguamente se quitaban las amígdalas con demasiada facilidad. En la época de los 60 eran muy común escuchar a nuestros amigos que lo iban a operar de las anginas, así llamadas en esa época, a varios condiscípulos y familiares se las extirparon.

Hoy casi no se escucha que se lleve a cabo esta intervención quirúrgica, y es el resultado de la gran gama de antibióticos eficaces para las infecciones.

Las amígdalas en los niños es la primera barrera defensiva con la que se encuentran los gérmenes en la garganta. A medida que los niños se van haciendo mayores, el tamaño de las amígdalas va disminuyendo, siendo importantes para el desarrollo del sistema inmunológico, ya que después de los 6 o 7 años las amígdalas no cumplen ninguna función.

Conversando de este tema con un otorrinolaringólogo me instruye:

En general, las indicaciones para extirpar las amígdalas en niños, es cuando se presentan 5 o más episodios al año de amigdalitis bacterianas (placas de pus) acompañado de fiebre o por problemas obstructivos como la apnea de sueño, que es la suspensión transitoria de la respiración, o por ronquidos o dificultades para respirar.

Explica el doctor, que después de la cirugía, lo que sí puede ocurrir temporalmente es un cambio del sistema inmunológico, ya que la extirpación puede causar un déficit de inmunoglobulina A, que es un anticuerpo segregado por los linfocitos de la sangre presente en las secreciones seromucosas, respiratorias, gastrointestinales y genitourinarias, que actúa para combatir infecciones de virus o bacterias.

Cualquier niño que haya sido sometido a una amigdalotomía, cirugía corta e inofensiva, recibe un sabroso consuelo: kilogramos de nieve, ya que la consistencia del helado lo hace un elemento apto para que el paciente se alimente en el posquirúrgico, y  no le raspa las heridas que produce la cirugía además estar frío evita que se produzca la vasodilatación y riesgo de sangrado Aunque una amigdalotomía  sin complicaciones- no debiera durar más de un par de horas, en siete o 10 días las heridas quirúrgicas están bastante sanas aunque existe riesgo de sangrar, ocasionalmente  puede ocurrir en las primeras horas después de la cirugía

Hoy los protocolos han cambiado, ya nos quitan las amígdalas por completo, sino que los niños en los que esta indicado, se les reduce el tamaño, se les deja algo de tejido amígdalar para que siga cumpliendo su función protectora.

 

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s