Acetum.

Recuerdo en mi adolescencia, escuchar en la cocina familiar la siguiente expresión: -Se me acedó el caldo- comentaban tristemente la tía, y mi abuela contestaba –Es que lo cuchareaste- esto era que, si uno le mete cuchara a un caldo que se está enfriando y lo revuelve, se echará a perder, sabrá agrio.

La verdad es que, si hace mucho calor, hay que atemperar la sopa antes de guardarlo en el refrigerador, si no seguimos el procedimiento, el caldo se fermentará, se le cucharee o no. Hoy las buenas cocineras jamás cucharean el caldo. Pero los caldos que se descuidan se seguirán acedando.

Son lecciones de mamá o de la abuela.

Hoy escuché que la gente también se aceda, física, o emocionalmente. Acedo proviene del latín “acetum” *vinagre*,  y califica tanto a un alimento ácido o agrio, como a una persona de carácter irritante, amargado, malhumorado, pesimista o desilusionado, unos de por vida y otras que nomás a ratos.

Hay que evitar ser el adjetivo ( acedo), y esperemos que no nos sirvan el sustantivo (sopa aceda).

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s