Día de Muertos.

En el tiempo, la muerte distribuye el paso de las generaciones, todos terminaremos en una urna o esparcidos en el aire cálido de una laguna o mar o pradera, o en las paredes húmedas e inertes de un nicho parroquial, o los más trágico en una fosa común.
Cuenta una leyenda que la palabra “cadáver” deriva de una contracción del latín -caro data vermibis- o ” carne dada a los gusanos”, cuando en realidad terminaremos siendo polvo. Cuando esto suceda, regresamos a la energía cósmica, o seremos liberados en alguna lugar placido y reconfortante por los siglos sin fin.
La globalización en México ocurre bajo el signo de la norte-americanización, de la competencia y combinación del Día de Muertos con Halloween, proveyeron confusiones identitarias,.
Hubo cierta reacción en contra de Halloween desde su adopción en los ochenta. El rechazo de Halloween rápidamente promovió el Día de Muertos “tradicional”, caracterizado particularmente por la ofrenda, y fue adoptado como un asunto muy mexicano, incluso en regiones en las que nunca se había practicado, como el norte de México, y por clases sociales que desde tiempo atrás se habían distanciado de este ritual ya sea por que eran seculares o porque eran católicos modernizados.
Los múltiples usos políticos del Día de Muertos desde los ochenta llevó a una adopción masiva de esta fiesta. Como resultado, los altares y calaveras del Día de Muertos fueron implantados como elementos básicos de la identidad nacional en estados y regiones del norte de México, en donde estos rituales o nunca habían sido importantes o habían sido abandonados, pero la iglesia católica solicitó a no celebrar Halloween, igualmente las asociaciones de maestros y padres de familia organizaron concursos para el mejor altar en todas las escuela.
En 2003, la moderna y católica Primera Dama, Marta Sahagún, puso una ofrenda de muertos en Los Pinos por primera vez en la historia de México. Vale la pena agregar, que en el desfile alegórico del bicentenario hace unos años, casi la cuarta parte final del desfile estuvo dedicado a las calaveras y la muerte, aunado a la producción de la película con difusión global, “Spectre” con James Bond filmada parcialmente en El Centro histórico de ciudad de México, que inicia con un desfile monumental de actores con maquillaje de calaveras, catrinas y carrozas alegóricas a la muerte.
La muerte y su misterio, es para nosotros los vivos, un motivo de reflexión, y cada muerte, cercana o lejana, nos muestra la fragilidad existencial y el destino inevitable de todas las especies.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s