Te ofrezco una disculpa.

El perdón, se ruega y se suplica, pero no se ofrece.

Ofrecerle una disculpa a quien es nuestro ofendido tiene quizá que ver con una irresponsable tendencia de ofrecer lo que no se tiene o no se puede dar.

No importa que se cometa  por ignorancia, esta imprecisión del lenguaje denota una actitud irreverente,  pues confunde los papeles entre quien comete una ofensa y el ofendido.

Ésta es una relación unidireccional, que distingue claramente a quien es culpable de haber cometido una ofensa, de aquel que recibió el maltrato, quien es el único que posee el don de otorgar el perdón.

Existe una frase que se repite una y otra vez en las reuniones de amigos: «Te ofrezco una disculpa».,  en el fondo existe buena voluntad por parte de quien profiere tales cortesías; pero, bien visto, se está insultando por doble partida, pues la disculpa es algo que debe solicitar humildemente aquel que hirió o abusó y que sólo puede conceder el ofendido, por lo que si el que ofende ofrece una disculpa, estrictamente deberá entenderse que no sólo no se siente mal por lo que hubiera hecho, sino que además le concede al ofendido el privilegio de disculparle de las ofensas que hubiere infringido, aunque ni aquél ni éste sepan aún en qué consisten exactamente.

Extraña costumbre de nosotros,  de ofender y luego disculpar al ofendido, ¿no creen?

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s